LIFE 3. Memoria de senos

Miin-Miin.

Es principio de verano. Afuera la cigarra está gritando a viva voz. Estoy sentado al lado de la ventana de la habitación del club mirando por la ventana. Hoy voy a mirar a fuera para bajar la tensión.

—Ise ♪ ¿Qué estás haciendo?

ABRAZO.

La que me abrazaba por detrás es Buchou. Por lo general, yo diría —¡Owa! ¡Bu… Buchou! ¡Me metería en problemas si me abrazas de repente a causa de tus pechos que puedo sentir en mi espalda!—. Sin embargo, lo que hago es…… externé un gran suspiro.

—¿Qué pasa? No te gusta.

Buchou apoya su cara en mi hombro y me pregunta con voz dudosa. Parece como si estuviera aburrida porque no estoy respondiendo a sus encantos.

—Lo siento Buchou. Yo estaba pensando un poco en mi pasado.

—¿Pasado?

—Sí.

Sí, la triste despedida que tuve cuando estaba en la escuela secundaria.

—Cuando yo era niño, perdí algo precioso en esta época del año.

Yo estaba mirando hacia afuera con ojos tristes. Buchou se da cuenta de que esta no es mi actitud normal por lo que ella se confundió. Por eso me besa la mejilla y me dice.

—Dímelo a mí. Yo te escucharé.

—Está bien. Quiero que todos lo escuchen.

—¿Estás seguro? Muy bien. Todo el mundo reúnanse ahora.

Los miembros del club se reunieron ante el comando de Buchou.

—¿Qué sucede?

Asia inclina el cuello.

—Ara ara. ¿Qué es esto?

—Estoy interesado en él.

Akeno-san y Koneko-chan.

—¿Así que el pasado de Ise-kun? Quiero escuchar lo que lo inquieta como cualquier amigo lo haría.

—¿Cosas como ésta también forman parte de las actividades del club, verdad? No entiendo las costumbres japonesas.

Kiba y Xenovia se reunieron también. Todos se sientan a mí alrededor. Todo el mundo parece intrigado después de ver lo mal que me encuentro. Entonces les conté la historia que me perturba desde hace mucho tiempo.

Cuando tenía siete años….. Había un lugar que visitaba cada vez que terminaba la escuela. Un parque en el barrio. Allí un anciano que pintaba me contaba historias cortas cuando llegaba. Siempre estaba deseando que el anciano me mostrara alguno de sus cuadros conforme contaba la historia. Luego, el anciano sonaba una campana para dar inicio a su historia. Había unos pocos espectadores. Todos eran niños. Hubo momentos en que sólo era yo. Aun así el anciano me mostraba el espectáculo con cuidado. Me encantaba ese anciano.

—Hace mucho tiempo atrás. En cierto lugar un anciano y mi abuela vivían allí. Un día que el viejo fue a las montañas para despejarla. La abuela se fue al río a lavar. Cuando la abuela estaba lavando en el río………

Yo estaba esperando el desarrollo junto con el latido de mi corazón. El anciano cambia a la siguiente imagen mientras me miraba con una sonrisa.

—Un seno se deslizó hacia abajo.

Mi yo pequeño estaba emocionado de ver la imagen detallada de un seno que había dibujado en todo el papel y parecía tan real. Sí. Pensé que quería tocar un pecho como ese. Yo también admiraba mucho el detalle de la imagen que el anciano dibujaba.

—Donbura-ko. Bain-bain. Donbura-ko. Bain-bain. No importa cómo se mire, era un pecho gigante, más grande que la copa G. El tamaño de la misma. La forma de la misma. Fue el mejor pecho que he visto en mi vida.

Mi corazón latía con fuerza cuando recordaba esa vieja historia de tetas de hace mucho tiempo, mientras yo estaba comiendo un pastel de tetas. El Oni que fue derrotado por una teta. El sujeto que se volvió feliz con una teta. Un joven que recibió un castigo divino por una teta. El perro que cavó sobre una teta. Al relatar esa vieja historia de tetas, me enteré sobre el mundo. Le pregunté al anciano que se estaba preparando para irse a casa después de terminar el show.

—¿Anciano, has tocado alguna teta?

El anciano me respondió con una sonrisa.

—Sí, he tocado. Una gran cantidad de ellas. Niño. Las tetas no son algo que sólo se tocan. Se puede chupar.

—¿Eh? ¿Pero eso te haría ser como un bebé?

Yo en ese entonces pensaba que la gracia era sólo para tocar tetas. Pero estaba equivocado.

—Muchacho, nos lo vas a entender porque todavía eres muy niño. Vas a entenderlo cuando seas mayor. La necesidad de chupar. Un hombre adulto vive su vida cotidiana luchando contra ese impulso.

En ese momento yo no sabía lo que estaba diciendo el anciano. Pero acabé por entender a lo que se refería. Ese anciano era un viejo verde.

—Oye chico. Los debes chupar de esta forma.

El anciano empieza a chupar el pudin con forma de teta desde la punta de la misma. El pudín desapareció en la boca del anciano al instante.

—¡Increíble…!

Mi corazón juvenil se excitó al verlo.

—Aquí. Yo te daré un par de estos pudines de tetas. Practica en casa.

El anciano me lo dijo como si le estuviera enseñando a su sucesor. Me llevé a casa el pudin de teta y practiqué chupándolo muy duro a escondidas de mis padres. Pero yo no podía chuparlo como el anciano. Comencé a darme cuenta de cuán grande era el anciano cada vez que fallaba en mis intentos.

Cierto día caluroso de verano. Yo estaba pedaleando en mi bicicleta hacia el parque muy emocionado. ¡Hoy es el día de una nueva historia! ¡El anciano escribió una nueva historia sobre pechos! ¿Qué tipo de historia va a ser? ¿Una historia divertida? ¿Una historia triste? ¿Será una enorme teta? ¿O será pequeña? Yo no podía evitar excitarme. Lo que apareció ante mis ojos después de llegar al parque fue……

—Apúrate, vamos. Caray. Mostrar este tipo de cosas a los niños desde el mediodía.

Fue que el anciano había sido arrestado por un policía. ¡No puede ser! ¿Por qué al anciano…..? ¡Él no hizo nada malo! Para mí que era un niño, ese anciano lo era todo. Fui al lado del anciano mientras se lo llevaban.

—¡Anciano! ¡Anciano! ¡Por qué! ¡Por qué!

Otro policía me retuvo y no pude salvar al anciano.

—¡No! ¡No te acerques a él! ¡Él es una mala persona, que te mostró algo que no se supone que deben ver ustedes los chicos!

—¡El anciano no ha hecho nada malo! ¡El anciano me enseñó acerca de las tetas! ¡Anciano! ¡Anciano! ¡Tetas! ¡Tetas!

Grité y lloré. El anciano en verdad me enseñó muchas cosas. No está mal. No era más que un pervertido. El anciano me sonrió y me dijo esto en voz baja.

—Niño. Un día tocaras los senos. Cuando lo hagas, chúpalos.

Esa fue la última palabra del anciano.

—Oe, ¿Que le estás diciendo a un niño? ¡Date prisa, vámonos!

—¡Anciano! ¡Anciano! ¿La historia? ¿Qué pasa con la nueva historia?

Al Anciano se lo llevó la policía. Yo sólo podía estar quedarme ahí como tonto mientras la policía se llevaba al anciano muy lejos. Yo no pude escuchar la nueva historia. ¿Qué tipo de historia sería? Sólo me frustré mientras pensaba en ello. ¡Devuélvanme al anciano! ¡Devuélvanme mis tetas! Mi….. En el parque, donde la cigarra estaba soñando en el verano. Yo……. perdí algo muy precioso.

—Así es como es.

Mi pasado. Creo que fue violento. Perdí al anciano que más he admirado en mi vida. Yo, que me sentía deprimido, miré a todo el mundo. Todos tenían una cara de asombro. Absurdo…… me quedé sorprendido por la reacción de todos. ¡No importa cómo trates de explicarla, es una historia que te haría llorar como loco! Asia fue la única que no parecía entender y tenía la cara llena de preguntas……..

—Ara ara. Por lo tanto el deseo de Ise-kun de tener relaciones sexuales viene de allí.

Akeno-san sonríe con calma.

—Sí. No me preocupaba cómo iba a reaccionar. Más bien, esa persona fue arrestada porque era un pervertido.

Kiba muestra una sonrisa amarga. ¡No! ¡El anciano no es un pervertido! ¡Él es Dios!

—Realmente no puedo entender a los japoneses.

Xenovia encogió los hombros y se levantó de la silla.

—No, Xenovia. Estás siendo grosera con los demás japoneses. Originalmente los japoneses no son personas tan inútiles como este……

Kiba trata de apoyarme. ¿Pero yo no valgo nada?

—El hombre que le dice cosas indecentes a un niño…… es un verdadero pervertido. Es la peor historia que he escuchado en mi vida.

Koneko-chan, que tiene los ojos medio abiertos, se levanta de su asiento.

—¿Qué pasa con esa reacción? ¡Mi yo actual existe gracias a ese anciano!

Lo digo con los ojos entrecerrados. Buchou pone mi cabeza sobre su pecho y me abraza la cabeza mientras me calma.

—Lo sé, Ise. Ese hombre fue el que te formó. Pero creo que habría estado mejor si hubiera incluido en la historia a un caballero.

—Pero no me puedo imaginar a un Ise-kun, que no sea un pervertido. Sólo puede ser Ise-kun si mira a las mujeres con ojos lascivos.

—Sí, tienes razón Akeno. Un Ise que no está interesado en los pechos de las mujeres no es Ise. Cuando descubro que Ise está mirando a mis pechos me hace pensar que —este chico está saludable hoy — y me siento aliviada.

Buchou y Akeno-san parecen estar hablando sobre mí. ¿Son mis ojos los de un lujurioso? ¡Desde luego que estoy disfrutando al máximo mirando fijamente los pechos de Buchou y Akeno-san!

—Senpai que no es un súper pervertido……….

Koneko-chan inclina su cuello mientras torna su  expresión seria. ¿Eh? ¿El yo que no es un lascivo es tan difícil de imaginar? ¡Espera! ¡Aún no lo puedo imaginar! ¡Es la voluntad del anciano la que me permite disfrutar de la sensación de los senos de Buchou contra mi cara! ¡Mierda! ¡Los pechos de Buchou son los mejores!

Es tarde. De camino a casa después de la actividad del club. Buchou y Asia caminan a mi lado. Puesto que vivimos en la misma casa nos vamos a casa juntos. Parece que hoy es el peor de los días de mi vida. Hablé acerca de un evento de mi pasado pero nadie me tiene simpatía. ¡Bien entonces! ¡El recuerdo del anciano es sólo mío!

—Buchou-san. Ise-san parece estar de mal humor.

—Asia. En momentos como este es mejor dejarlo en paz.

Ambas parecen que están diciendo algo, pero a quién le importa. ¿Qué se debe hacer con lo que siento ahora después de que conseguí que se rieran de mis recuerdos? Yo estaba caminando por la calle con un sentimiento de nostalgia. Entonces oí “ese” sonido nostálgico.

RING. ¡RING!

Entonces miré a la dirección de dónde provenía el sonido. Yo sabía eso ya que mis ojos se abrieron completamente y me sorprendí. 10 años…… Sí 10 años.

RING. RING. Esa es la campana del inicio de una historia. Vi a un hombre familiar que preparaba un espectáculo en el parque que acabo de pasar.

—¡!

Cuando me di cuenta, estaba caminando en su dirección. Definitivamente es él. Ese rostro. ¡Se ve mucho mayor, pero no me equivoco!

—¿Eres tú anciano…….?

Le pregunté al hombre mayor con timidez. Él se fijó en mí. Él me mira a la cara durante un rato y luego me sonríe.

—Tú eres….. Ya veo. Te diste cuenta de inmediato. Te has vuelto un niño grande.

Ah…… ¡Es realmente él………!

—Anciano, ¿Estabas vivo?

¡Es un encuentro muy emotivo! ¡Anciano! ¡No te he visto desde ese día! ¡Quiero decir que realmente me acordé de él cuando crecí! ¡Hubo lágrimas que vienen de mis ojos porque estoy tan feliz! Anciano, ahora tienes más arrugas…..

—Sí, gracias a ti. ¿Cuántos años han pasado? ¿Cerca de 10 años? Jajaja. Muchacho, has crecido. ¿Has manoseado alguna teta?

¡! He esperado responder esa pregunta desde hace 10 años. Cuando lo considero, las lágrimas caían por mis mejillas. Luego asentí con una sonrisa. Una y otra vez.

—Sí. ¡La Toqué! ¡La Toqué! ¡Una teta increíble! ¡Ella es mi primera teta!

Luego presenté a Buchou que vino a mi lado. Buchou estaba turbada, no sabía cómo reaccionar. Pero por favor, sígueme el juego sólo por hoy. Al enterarse de esto, el anciano asintió con la cabeza como si estuviera satisfecho.

—¿Con que es así? Me alegro. Así que este niño consiguió una novia después de 10 años. Una novia con unos pechos espléndidos por cierto. Tienes que tocarlos mientras son jóvenes. Entonces ¿Qué te parece? ¿Has entendido de lo que estaba hablando en aquel entonces? Muchas ganas de chupar tetas, verdad?

—¡Sí, quiero a chupar! ¡Anciano! ¡Quiero chupar pechos!

El anciano, me sonríe después de que dije esto…

—Niño. ¿Quieres ver el espectáculo de imágenes que no pudiste ver en aquel entonces?

Lo que él sacó de su bicicleta es……. La continuación de mi sueño que no pude ver ese día. Mi deseo, el que no se pudo concretar ese día de verano. Me sequé las lágrimas y le contesté con una gran sonrisa.

—¡Sí!

RING RING. La campana de inicio del espectáculo. Sí. La continuación de ese día.

—Entonces es el comienzo de —Pecho tomado por el anciano—. Hace mucho, mucho tiempo, en un lugar muy lejano. Había un anciano que cavaba pechos……

Al igual que hace 10 años, tengo una teta de pudín en mi mano. Me senté en el suelo para escuchar. También percibo la conversación de las dos detrás de mí. Quiero que estas dos lo escuchen también.

—Umm ¿Buchou-san…..? ¿Qué debo hacer?

—Asia. Déjalo así. Pero si Koneko estuviera aquí, ella habría dicho…… ¿Koneko? ¿Estabas aquí?

—Esto es de lo peor.

Yo ignoré esas duras palabras y me concentré en el viejo que excavaba las tetas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s